Solo queda soportar la contemplación